jueves, 30 de julio de 2009

El placer de viajar/The pleasure to travel

En un vuelo, cierta vez me encontré con una una señora que no quería el asiento de ventanilla porque según ella, le producía vértigo y además no quería despeinarse. Acabé cediéndole el mío, a su lado, de forma que las vistas que ella me hubiese negado en un primer momento, quedaron de esta forma libres para el resto del viaje. Un enorme temporal de nieve cubría en esos momentos el suelo 30.000 pies más abajo, pero la luminosidad ahí arriba y el mar de nubes que se extendía bajo mis pies lo compensaba todo. Acabé observando la curvatura de la Tierra, pequeña, pero perceptible. Me puse a pensar que desde allí, las fronteras no se ven, el paisaje va cambiando poco a poco y las millones de formas de vida están ahí, a sólo 10 km. de distancia. Nunca había visto tanto desde tan poco. El sentimiento de humildad entonces se me desarrolla, sólo soy uno más en el inmenso océano cósmico, no debo alterar a conciencia esta preciosa bola azul y la arropo con la mayor ternura que puedo, en mi pensamiento. Acabamos aterrizando con densa niebla y varios cm de nieve, pocas veces he pasado tanto miedo, pero os aseguro que merece la pena. On a flight, once I met a lady who did not want the window seat because she claimed, caused him dizzy and did not want disheveled. I finished transferring her my own seat, at his side, so that the views she had refused at first, in this way were free for the rest of the trip. A huge temporary snow covered the ground at these times below 30,000 feet, but the light up there and the sea of clouds that stretched beneath my feet all compensated. I ended up having the curvature of the Earth, a small but perceptible. I began to think that since there are no borders, the landscape is slowly changing and millions of life forms are there, just 10 km. away. I had never seen so much from so little. The sense of humility, then I was out, I'm only one in the vast cosmic ocean, I have no conscience to alter this beautiful blue ball and clothes with the greatest kindness that I can, I thought. We just landed in dense fog and several cm of snow a few times I have spent so scared, but I assure you it is worth.

8 comentarios:

Vicente B dijo...

Muy habitual pero preciosa imagen desde el aire.... Como bien dices que diferencia en 10 kilómetros....!!! Por cierto juraría que le tipo de avión a juzgar por el ala es uno del tipo A320.

Amig@mi@ dijo...

Dicen que el aumento de la adrenalina, acentúa los sentidos... ¿Y los sentimientos?
Quizás también...
Me gusta la canción que suena por aquí. La escuché dos veces ;)

mai dijo...

very beautiful view!

Angus dijo...

Me gusta.

Mery Larrinua dijo...

desde esa altura nos damos cuenta que estamos unidos habitando el planeta. besitos mery

Jose Manuel dijo...

Sí, cuando uno vuela siempre se encuentra con sentimientos encontrados, unos son placenteros y otros sin embargo, de miedo. Pero como dices, merece la pena.

Ángeles Marín dijo...

Bonita vista!!
Mil besos

Mª Angeles dijo...

La vida es riesgo, pero tambien hace que te sientas más vivo que nunca.

Me identifico contigo en sentirme pequeña ante semejante vista.

Viva la aventura!!!

Saludos,